Visita e inspección de la Alfaguara del Cinojal.

Hemos estado de nuevo en esta magnifica cavidad esta vez acompañado por Nacho Josemaría y Antonio. A parte de disfrutar de la compañía y de la cueva se ha podido comprobar el estado de las instalaciones y de los hilos guía , algunas de las cuales han sufrido por las crecidas. El sifón terminal estaba en carga y con un importante volumen de agua y el paso tras las dunas en la entrada casi sifonado por las últimas lluvias. Ya hay ganas de abordar una nueva campaña de buceo para continuar la exploración de esta extraordinaria cavidad.

Las fotos son de José María Cuesta y de José Millán.

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

La imagen puede contener: una o varias personas, exterior, naturaleza y aguaLa imagen puede contener: 2 personas, exterior y naturaleza

Resumen de actividades en la Alfaguara del Cinojal

Durante el pasado mes de agosto se  han retomado las exploraciones de esta  importante  surgencia,  situada   en la Sierra de las Nieves,  con el objetivo  de intentar continuar la exploración del sifón terminal S-2 ; donde tras varias campañas realizadas en años anteriores  se habían  podido explorar  unos 250 metros de galería sumergida con una profundidad máxima de -46 metros. Se trata de una exploración costosa por la necesidad de portear todo el material de buceo, que en este caso y por las características del sifón es bastante , desde la zona donde se dejan los coches ,  situada junto a la surgencia de Río verde hasta la boca de la cavidad, situada a casi un  kilómetro y remontando el barranco . Desde la entrada de la cavidad  hay que volver a portear todo el equipo unos quinientos metros hasta el 1º sifón , salvando algunos pozos y un largo pasamos sobre un lago. Finalmente hay que transportar el equipo a través del S-1 y salvar unos cien metros de galería ascendente hasta el sifón terminal.

DSCF1340
Porteando material por el barranco donde se encuentra la cavidad. Foto: Manuel Bernal .
11896014_10153397703665935_4137116482456076599_n
Porteando material a la cavidad. Foto: Mainake.

En una primera fase  se inspecciona y  reinstala la cavidad ; colocando nuevos anclajes y cuerdas  en la zona del pasamanos y   mejorando con ello  la seguridad y comodidad de este paso ya que  los anclajes se  encontraban dañados  tras varios años de exploraciones. Así mismo se cambian cuerdas en mal estado en varias de las verticales . En una segunda fase se  portea algo de equipo de buceo superando el primer sifón S-1  y  realizando  una primera inmersión de reconocimiento en el sifón terminal S-2  utilizando pequeños biberones de tres litros. Queríamos  comprobar el estado del sifón y de los hilos guía tras los  cuatro  años que habían trascurrido desde  la última punta. Se avanzan unos cincuenta metros hasta una profundidad de -31 y como nos temíamos los hilos aprecian  rotos   por la fuerza de las crecidas,  gran parte de los mismos se encontraban sueltos y peligrosamente enredados   por las paredes del sifón, por lo que  era  absolutamente necesario realizar una limpieza y reinstalación antes de abordar una nueva punta.

11846529_10153397705985935_4009499284262698432_n
Zona de pasamanos. Foto: Mainake.
DSCF1389
Labores de reinstalación de pasamanos. Foto: Manuel Bernal.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Inmersión de reconocimiento del sifón terminal. Foto: José Millán.

A mitad del mes de agosto  se deja  todo el equipo preparado a  pie de sifón que  en esta ocasión sería para un sólo buceador . Como en otras ocasiones el equipo de espeleobuceadores  lo íbamos a formar en un pricncipio  José Luis Rubio y yo (José Millán) pero Rubio no puede participar porque  se lesiona la muñeca  unos días antes de programarse la actividad y con parte del equipo ya en el sifón. Equipo que en esta ocasión sería  algo distinto al de inmersiones anteriores  ya que incluiría un rebreather pasivo con el que se puede multiplicar el gas de las botellas unas seis veces. Personalmente llevo ya cinco años utilizando esta máquina en  sifones de gran desarrollo   como la surgencia de Zarzalones y me ha dado  muy buenos resultados. Realmente no ahorramos el número de botellas ya que es necesario llevar gas redudante por la posibilidad de un fallo en la máquina pero la posibilidad de multiplicar el gas nos permite hacer inmersiones más largas y profundas que con un circuito abierto.

El buceo en solitario es algo más arriesgado por la imposibilidad de que nadie te ayude ante un eventual problema pero el equipo ya estaba en la cavidad y no era sensato sacarlo sin realizar una inmersión.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Preparando el rebreather. Foto: Ricardo Tamayo.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Momentos previos a la inmersión. Foto: Ricardo Tamayo.

La inmersión empieza  sin incidencias y voy retirando los hilos enredados hasta la zona profunda del sifón que es la base de un pozo a -46 metros de profundidad. Para la zona profunda llevo un gas ternario “Triox” compuesto de 25% de helio, 25% de oxigeno y 50% de nitrógeno que me permite eludir la narcosis que provoca el aire en profundidad. También llevo gases descompresivos  como el “EAN 50”,( 50% de oxigeno y 50% de Nitrógeno)y oxigeno puro para respirarlo en la última fase de la descompresión a -6 metros. Pero llegado a la zona profunda  comienzo a detectar fallos en la inyección del gas en el rebreather  que hacen que la respiración a través de la máquina sea muy  costosa  y me veo obligado a pasar a circuito abierto, es decir, prescindir del rebreather. Tras varias pruebas y chequeos descubro que el fallo del rebreather sólo se produce  por debajo de los 30 metros de profundidad, funcionando bien por encima de esta cota, así que me limito a llegar a la punta  que teníamos sin seguir instalando hilo, ya que a partir de aquí lo que hay es un pozo descendente que supera los -45 metros. Aprovecho no obstante  para reinstalar toda la zona explorada y retirar todos los hilos rotos y sueltos. También realizo una toma de distancias y rumbos para elaborar una topografía ya que lo que tenemos del sifón es sólo un croquis. Una inmersión que dura unos noventa minutos, incluyendo paradas descompresivas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Inmersión en el sifón S-2. Foto: Ricardo Tamayo.

No se ha podido hacer punta pero el sifón ha quedado convenientemente reinstalado para seguir la exploración en próximas inmersiones por lo que no había sido una inmersión perdida a pesar del fallo de la máquina. Fallo que como podría comprobar posteriormente no fue del rebreather sino del regulador que lo alimentaba.

Por otro lado se realizó una revisión de los niveles freáticos de la cavidad  que son galerías estrechas y que se desarrollan unos diez metros por debajo de las galerías principales, si bien actualmente toda el agua circula por las mismas acaban por hacerse impenetrables en varios pequeños sifones.

11952978_10153412430695935_7898342134037746143_o
Niveles inferiores (freáticos) de la cavidad. Foto: Manuel Bernal.
11902533_10153412430630935_9002163297236305622_n
Pequeño sifón donde la galería inferior se vuelve impenetrable. Foto: Manuel Bernal.

Concluida la inmersión se extrae parte del equipo y el resto queda en la cavidad , siendo luego extraído por miembros del grupo  Mainake.

Como en otros años, agradecemos de una manera especial la colaboración de los siguientes compañeros pertenecientes a los grupos :   Mainake, JESUB, Karst, y GEAG:

Antonio Moreno, Ricardo Tamayo, Miki Bernal, Manolo Bernal, David Canto, Marcos Alexis, Lázaro Moreno, José Núñez, Francisco Peña, José Antonio Cortés. Daniel Tiramedel.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA