Exploración y catalogación de un aljibe romano en carmona.

En este caso hemos colaborado con el servicio arqueológico del ayuntamiento para la exploración y catalogación  de un aljibe de origen romano situado en los sótanos de un edificio en Carmona. La estructura subterránea se encuentra  en un excelente estado de conservación. Tiene una tipología típica muy común en la Carmo romana estando compuesto por un pozo circular en cuyo fondo se abren dos galerías enfrentadas de corto desarrollo y todo revestido con el clásico mortero impermeabilizante opus signinum. Como pasa en muchos otros casos ha sido reutilizado posteriormente según indican los mechinales (huecos para el apoyo de los pies), que han roto la capa impermeabilizante y probablemente reexcavado y convertido en un pozo de agua, que actualmente se encuentra colmatado por sedimentos. Este aljibe debió pertenecer a un edificio romano del que ya no queda ningún resto.

DSCN8219DSCN8211DSCN8209

El aljibe subterráneo de la iglesia de Santa María de la Mota en Marchena.

A petición de los propietarios del edificio nos hemos desplazado a Marchena para inspeccionar el aljibe subterráneo existente bajo la  la iglesia Santa María de la Mota . Se trata de la iglesia más antigua de Marchena de estilo gótico- mudéjar fue construida en el año 1.356 en lo que fue el Palacio para los Duques de Arcos. El aljibe pertenece a una fortaleza o castillo almohade, relacionado con el alcázar y sobre la que se construyó el palacio. Presenta reformas como la construcción de un gran pilar de ladrillo en su centro destinado a soportar los muros de la capilla construida con posterioridad y restauraciones del enlucido de mortero de cal hidrófugo. Persisten las tomas de agua primitivas de época almohade situadas bajo lo que hoy es la capilla que en su día sería el patio central del castillo o fortaleza y tomas de agua más recientes situadas sobre la bóveda. Su estado de conservación es excelente y a día de hoy ya no se utiliza. Adosado a este edificio se encuentra un convento de monjas clarisas.
Nuestro agradecimiento a la Hermandad del santo Entierro que nos ha permitido acceder al aljibe.